Vampiros y descomposición

El historiador de cementerios, David Pescod-Taylor y el biólogo forense alemán Mark Benecke suponen que hay una explicación simple acerca del por qué la gente cree en los muertos vivientes. La teoría que presentan involucra cuerpos descompuestos y el padecimiento desafortunado de la mal entendida enfermedad de los vampiros( Porfiria).
Nos encontramos en un lugar tenebroso, salvo por la luz de una diminuta linterna y, agrupados alrededor de una tumba recientemente excavada, en el cementerio de cualquier ciudad. No hay ninguna lámpara sobre la calle, ningún farol de automóvil para atravesar la oscuridad. Estamos en el siglo XVIII.
Usted cree en Dios, en los ángeles, en las brujas, en la magia y en el Diablo. Piensa que su hermana, quién murió el mes pasado, se ha convertido en un vampiro, un miembro de los no-muertos. Así que usted ha venido para exhumar su cuerpo y verificar las señales… Usted ha sido movido por la creencia de que existe una prueba de vampirismo.

Algunos de nosotros ni siquiera tenemos la idea de qué es lo que le pasa a nuestro cuerpo cuando morimos. La mayoría nunca, incluso, ha visto un cadáver. Vivimos en una época racional y, probablemente, asumiríamos que alguien con los dientes largos y la boca encostrada, con una coloración rojiza, padeció alguna enfermedad, y no que un vampiro lo abordó después para alimentarse.
Pero es fácil ver cómo las comunidades menos informadas, menos educadas y más supersticiosas buscaron racionalizar lo desconocido invocando lo sobrenatural.

Las descripciones medievales de los “signos” de vampirismo, cuando se abrían los ataúdes, eran muy similares a los cambios que podemos observar hoy en la descomposición natural de un cuerpo. Por supuesto, esto varía ampliamente, y depende de la temperatura, la humedad y de cómo la persona falleció.

Los “signos” más frecuentes de los no-muertos, reportados por los cazadores de vampiros, son:

1. el cuerpo tiene la apariencia de estar bien alimentado debido a que el vampiro se alimenta de sangre
2. la piel es de color rojo sangre; al contrario de lo que sucede con la palidez que se asocia con la muerte
3. se puede observar sangre fluyendo de la boca y de la nariz
4. si fue herido o cortado, el cuerpo sangra como cuando estaba vivo
5. la piel vieja del cuerpo se ha reemplazado por una nueva, húmeda, con saludable aspecto en su superficie
6. el pelo y las uñas continuaron creciendo, nuevas uñas han reemplazado las viejas
7. el cuerpo se mueve cuando se lo exhuma
8. el cuerpo gime y produce flatulencias.

Todos estos fenómenos, tradicionalmente asociados con los vampiros, pueden considerarse dentro del proceso de putrefacción y deterioro y son explicados por las ciencias forenses.

Visita de un vampiro

Qué pasaba con un cadáver, como el descompuesto que anteriormente se analiza; por qué las personas pensaban que los cuerpos desenterrados eran vampiros.
Lo que no se explica es por qué los cazadores de vampiros informaron encuentros sobrenaturales, a menudo descritos como la sensación de una presencia espantosa. Las personas hicieron (y todavía lo hacen) experiencias de esto -los sentimientos reales de sofocación, parálisis, opresión en el pecho-.
Lo que ha pasado es simple: se han dormido. Cuando lo hacen, sus cerebros bloquean las funciones que controlan el movimiento voluntario -de otra manera, el cuerpo intentaría moverse durante el sueño-. Ocasionalmente, cuando las personas se despiertan, el cuerpo no sigue el ritmo del cerebro. La víctima está consciente, pero es incapaz de moverse, y sufre un ataque de pánico, causando un ahogo y un sentimiento de terror.
Algunas personas piensan que el mismo fenómeno puede explicar las tan famosas abducciones de extraterrestres.

Luciendo Bien-alimentados

Cuando usted muere, las bacterias, sobre todo algunas en su intestino, comienzan a multiplicarse. Éstas cambian la estructura química y el color de su sangre, causando el efecto marmoleado, visible anteriormente. Gran cantidad de fermentos gaseosos hacen que el cuerpo se hinche y parezca lleno.

Cuerpo color rojo-sangre / Nueva piel que crece

Como la sangre continúa estropeándose, el color rojizo de las venas se desparrama por los capilares, dotando al cuerpo de un color rojo, con la apariencia de estar empapado de sangre, excepto donde está bajo presión. Frecuentemente, cambia a un color pardo y, finalmente, a un alarmante color oscuro.
Como el cuerpo se descompone, la capa exterior de la piel y el nivel inferior a ésta, se separan por fluidos causados por la putrefacción. Las capas superiores se muestran con grandes ampollas y extensas secciones que caen, revelándose rojizas, como si fuese una piel nueva y saludable.
Contrariamente a la creencia popular, el pelo y uñas de un cadáver no crecen. Cuando la piel se contrae, los pequeños músculos erectores provocan la apariencia de vellocidades. La piel se dibuja detrás de las uñas y los dedos se encogen, mientras las encías se secan y se retiran hasta atrás de los dientes.
Dos o tres semanas después de la muerte, los gases producidos por la descomposición del cuerpo empiezan a expelerce fuera. Cuando se expulsaron a través de la caja torácica producen un ruido parecido a un gemido, y cuando llegan hasta el ano puede parecer que el cadáver está tirando flatulencias.
La rigidez cadavérica (rigor mortis), que endurece al cadáver poco después de la muerte, llega en unos días y el cuerpo podrá efectuar pequeños movimientos como si sus miembros crecieran suavemente de nuevo. Los ojos y la lengua se hinchan, debido al aumento de los gases, y la floja piel externa de la cara puede deslizarse, como si se estuviera moviendo.

¿Las Enfermedades del vampiro / Los dientes del Vampiro?
No, la displasía hipohidrótica ectodermal, una enfermedad genética rara, hace que la mayoría de los dientes crezcan pequeños. Los caninos – los tradicionales “colmillos” de un vampiro – parecen, particularmente, más largos en comparación con los demás dientes.

¿Quemado por la luz del sol?

Sí. Muchas condiciones como la erupción polimórfica de la luz, la porfiria y el síndrome de Sezary, obligan a los enfermos a esconderse de la luz solar. Su piel pálida se pone roja y se hincha cuando se exponen a la luz del día.

¿El mordisco de un vampiro?
No, la pemphigus vulgaris (enfermedad similar al sarampión), es una de las tantas condiciones por la cual un par de llagas sanguinolentas aparecen en el cuerpo. Las cicatrices de tal enfermedad, comunmente, lucen como heridas.

————————————————————————

Fuente:
(c) by David Pescod-Taylor/Mark Benecke/Bizarre Magazine 1997.
Mark Benecke, Certified Forensic Biologist, International Forensic Research & Consulting.

Una respuesta a “Vampiros y descomposición

  1. Estimada Ebriga:
    Resulta interesante como en una labor conjunta o no, antropólogos e historiadores han ido encontrando respuesta a la expansión del mito del vampiro desde las postrimerías de la Edad Media. La nefasta propagación de la peste negra impregnó a la sociedad europea no solo de olor a muerte y putrefacción, gestó en ella imágenes mentales del hecho mortuorio como nunca antes se habían creado: los temas macabros, la danza de la muerte, y como si esto fuera poco, un terror a perder el alma alimentado, hasta el paroxismo, por las posteriores disposiciones tridentinas.
    Ante un escenario como este, de crisis demográficas, baja esperanza de vida, ignorancia, y miedo institucionalizado por la religión, no debiera sorprendernos que la única gran certeza fuera la fe en la salvación del alma, y como estamos hablando de sociedades tradicionales donde lo que importa es el cuerpo social en su conjunto y no la individualidad, propia del mundo moderno, es prioridad la salvación de todos sus miembros. Esto, puede explicar en parte, la profunda preocupación por preparar los rituales mortuorios alejando el alma de la oscuridad.
    Junto a lo anterior, sería prudente recordar que bastaba un pensamiento distinto, una actitud inquietante para ser excluido del cuerpo social en vida y por ello, con mayor razón tras la muerte. Con ella renacía las dudas sobre aquel que se había enterrado, los comentarios, la exhumación, el horror; la aparición de lo innominable: el vampiro. Luego de eso, la redención; los rituales de salvación o destrucción dependiendo del caso y en la mente de quienes se atrevieron a revisar el osario la imagen que se propaga oralmente a todo aquel que se atreva a oírla.
    Es revisado el blog completo y espero tener tiempo para seguir comentado algunos artículos tan interesantes como este.
    Mis saludos cordiales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s