Definición de vampiro – Dictionnaire Infernal, ou Bibliothèque Universelle, Sur les Etres, les Personnages, les Livres, les Faits et les Choses – Collin de Plancy (1865)

Se les ha dado el nombre de upiers o upires, y más generalmente de vampiros en Occidente, de vrikolakas (vroucolacas) en Moreé, y de katahanés en Ceilán, a los hombres muertos y enterrados que después de muchos años, o después de muchos días, volvían de sus tumbas, infectaban las aldeas, maltrataban a los hombres y a los animales, y sobre todo, chupaban la sangre de sus prójimos, los agotaban y les producían la muerte. No era posible librarse de sus visitas peligrosas más que cuando se les exhumaba, se les empalaba, se les cortaba la cabeza, se les arrancaba el corazón o se les quemaba.  Cuando toda su sangre era succionada por un vampiro, su víctima se transformaba habitualmente en un vampiro.
Los diarios públicos de Francia y de Holanda hablan, en 1693 y 1694, de vampiros que aparecían en Polonia, y sobre todo en Rusia. Se ve en el “Mercure Galant” de esos años que era una opinión muy común en los pueblos que los vampiros aparecerían después del mediodía y hasta horas antes del amanecer; que chupaban la sangre de los hombres y de los animales con tanta avidez que a menudo esa sangre les salía por la boca y por la nariz. Saliendo de sus tumbas, iban y atacaban violentamente a sus parientes o a sus amigos, y que chupaban la sangre apretándoles la garganta, para impedirles que gritaran. Los que eran atacados de esta forma se debilitaban de tal modo que morían casi de inmediato.  Las persecuciones no se dirigían a una sola persona, se extendían también de un vampiro hasta el último de la familia o de la aldea, a menos que se interrumpiera el curso cortando la cabeza o perforando el corazón de un vampiro.  Al matarlos salía de sus cuerpos una gran cantidad de sangre, algunos las mezclaban con harina para hacer pan: ellos pretendían que comiendo ese pan se podrían proteger de atentados de vampiros.
He aquí algunas historias de vampiros: El señor de Vassimont, enviado a Moravia por el Duque de Lorraine, Leopoldo I, aseguraba, dice Calmet, que este tipo de espectro aparecía frecuentemente y por largo tiempo donde los Moravos, y que era muy común en esa zona que hombres muertos se presentasen en las reuniones después de muchas semanas, se sentasen en la mesa sin decir nada a sus conocidos, e hiciesen un signo con la cabeza a alguno de los asistentes, el cual moría infaltablemente algunos días después. Un viejo cura confirma este hecho al señor de Vassimont, y cita incluso muchos ejemplos que habían pasado, según él decía, delante de sus ojos.
Los obispos y los curas de la zona habían consultado a Roma sobre estas confusas materias, pero la Santa Sede no dio respuesta, pues consideraban todo esto como visiones. Pero de pronto se aconsejaba desenterrar los cuerpos de los que se transformaban, quemarlos o consumirlos de alguna otra manera, y fue por este medio que se libraron de estos vampiros, que día a día se hicieron menos frecuentes.
De todas maneras estas apariciones dieron lugar a una pequeña obra compuesta por Ferdinando de Schertz, e impresa en Olmutz en 1706 bajo el título de Magia Posthuma. El autor cuenta que en cierta aldea una mujer, estando muerta y con todos los sacramentos, fue enterrada en el cementerio de manera normal. Claramente no se trataba de una persona excomulgada, pero tal vez sí una sacrílega. Cuatro días más tarde los habitantes de la aldea oyeron un gran ruido y vieron un espectro que se presentaba bajo la forma de un perro. Después, bajo la forma de un hombre, no a una persona solamente, sino a muchas. Este espectro apretaba la garganta de las personas a las cuales se dirigía, les apretaba el estómago hasta sofocarlas, les quebraba casi todo el cuerpo y los reducía a una debilidad extrema, de modo que se les veía pálidos, flacos y extenuados. Los animales mismos no estaban tampoco al abrigo de su maldad.  Amarraba a las vacas una a otra por la cola, cansaba a los caballos y atormentaba de igual manera al rebaño, de cualquier forma no se escuchaban más que mugidos y gritos de dolor. Estas calamidades duraron varios días, y no se terminaron hasta que quemando el cuerpo de la mujer vampiro.
El autor de la Magia Posthuma cuenta otra anécdota más singular aún. Un pastor de la aldea de Blow, cerca del pueblo de Kadam, en Bohemia, apareció poco tiempo después de su muerte con los síntomas que anuncian el vampirismo. El fantasma llamaba por su nombre a ciertas personas, que morían infaltablemente dentro de ocho días. Atormentaba a sus antiguos vecinos, y causaba tanto temor, que los paisanos de Blow desenterraron su cuerpo y lo fijaron en la tierra con una estaca con la cual le atravesaron el corazón. Este espectro, que hablaba aún cuando estaba muerto, y que no debería haberlo hecho en tal situación, se burlaba sin embargo de los que le hacían sufrir tal tratamiento.  “Ustedes son muy graciosos”, les decía, abriendo su gran boca de vampiro, “al darme un bastón para defenderme contra los perros”. No se puso atención a lo que él pudiese decir, y se le dejó ahí. La noche siguiente quebró la estaca, se levantó, asustó a muchas personas y ahogó a más de los que había ahogado hasta el momento. Se lo entregaron al verdugo, quien lo puso sobre una carreta para transportarlo fuera de la aldea y quemarlo. El cadáver movía los pies y las manos, daba vuelta los ojos ardientes, y chillaba furioso. Cuando lo atravesaron de nuevo con una estaca lanzó grandes gritos y expulsó sangre muy roja; pero cuando estuvo bien quemado, no se mostró más…
También en el siglo XVIII se hablaba contra los resucitados de este tipo; y en muchos lugares, cuando se les desenterraba, se les encontraba perfectamente frescos y sonrosados, con los miembros flexibles y manipulables, sin signos de descomposición, pero con una gran hediondez.
El autor que hemos citado asegura que en su tiempo se veían a menudo vampiros en las montañas de Silesia y de Moravia. Aparecían en pleno día, así como en la mitad de la noche, y uno se daba cuenta que las cosas que les habían pertenecido se movían y cambiaban de lugar sin que persona alguna pareciera tocarlas. El único remedio contra estas apariciones era cortar la cabeza y quemar el cuerpo del vampiro.   Hacia el año 1725 un soldado que estaba de guardia donde un paisano en las fronteras de Hungría vio entrar, en un momento de la comida, un desconocido que se sentó a la mesa cerca del jefe de la casa, este se asustó mucho, así como el resto de la concurrencia. El soldado no sabía que pensar, y temía ser indiscreto haciendo preguntas, pues ignoraba que se trataba. Pero cuando el dueño de casa murió al día siguiente, trató de conocer al sujeto que había producido este accidente, y puso a toda la casa en acción. Se le dijo que el desconocido que él había visto entrar y sentarse a la mesa, era el padre del dueño de la casa, que estaba muerto y enterrado desde hacía diez años, y que al venir así, a sentarse cerca de su hijo, había traído la muerte. El soldado contó estas cosas en su regimiento, y se encomendó a los oficiales que dieran cuenta al conde de Cabréras, capitán de infantería, para hacer un informe de este hecho. Cabréras se dirigió al lugar con otros oficiales, un cirujano y un auditor, escucharon las exposiciones de toda la gente de la casa, quienes atestiguaron que el resucitado no era otro que el padre del dueño de casa, y que todo lo que el soldado había dicho era exacto, lo que fue confirmado también por gran parte de los habitantes de la aldea. En consecuencia, se hizo desenterrar el cuerpo de este espectro. Su sangre era fluida, y su carne tan fresca como la de un hombre que acaba de morir. Se le cortó la cabeza, después de lo cual se le volvió a su tumba. Luego de otras informaciones, se exhumó a un hombre que había muerto hacía treinta años, y que había regresado tres veces a su casa, a la hora de la comida, y que había chupado la sangre, la primera vez a su propio hermano, la segunda a uno de sus hijos, y la tercera a un valet de la casa. Los tres habían muerto casi en el lugar. Cuando este viejo vampiro fue desenterrado se le encontró, como al primero, con la sangre fluida y el cuerpo fresco. Se le colocó un gran clavo en la cabeza, y enseguida se le volvió a su tumba.
El conde de Cabreras hizo quemar a un tercer vampiro que estaba enterrado hacía dieciséis años, y que había chupado la sangre y causado la muerte a dos de sus hijos. Después de todo esto, la región se tranquilizó.
Se ha visto de todo lo anterior que generalmente cuando se exhuman a los vampiros sus cuerpos parecen rosados, flexibles, bien conservados. Sin embargo, a pesar de todos estos indicios de vampirismo, no se actuaba contra ellos sin informes judiciales. Se citaba y se escuchaba a los testigos, se examinaban las razones de los demandantes, se consideraban con atención los cadáveres, y si todo anunciaba a un vampiro, se les entregaba al verdugo, quien los quemaba. A veces acontecía que estos espectros aparecían hasta tres y cuatro días después de su ejecución, aún cuando sus cuerpos habían sido reducidos a cenizas. A menudo se difería el entierro por seis o siete semanas a ciertas personas sospechosas. Cuando ellos no se pudrían, y sus miembros se mantenían flexibles y su sangre fluida, entonces se les quemaba. Se aseguraba que los trajes de estos difuntos se movían y cambiaban de lugar sin que ninguna persona los tocara.
El autor de la Magia Posthuma cuenta que se veía en Olmutz, a fines del siglo XVII, a uno de estos vampiros, que, no habiendo sido enterrado, lanzaba piedras a los vecinos y molestaba terriblemente a los habitantes.
Calmet informa, en otra circunstancia particular, que en las aldeas que están infestadas de vampirismo, si uno va al cementerio o visita las fosas, se encuentra que tienen dos o tres o muchos hoyos del grosor del dedo. Si uno escarba entonces en estas fosas, siempre encuentra un cuerpo flexible y rosado. Si se corta la cabeza de este cadáver, sale sangre fluida de sus venas y de sus arterias.
Los sabios benedictinos se preguntan enseguida acaso estos hoyos que aparecen en la tierra que cubre los vampiros pueden contribuir a conservar una especie de vía de respiración, de vegetación, que hace más creíble su retorno entre los vivos; ellos piensan con razón que esta idea, fundada por lo demás en los hechos, no es ni probable ni digna de atención.   El mismo escritor cita, además, sobre los vampiros de Hungría, una carta de M. de l’Isle de Saint-Michel, quien vivió mucho tiempo en los países infestados, y que debían saber algo.
He aquí cómo M. de l’Isle se explica a propósito de esto: “Si una persona que se encuentra atacada de languidez, pierde el apetito, enflaquece a la vista de los demás, y al cabo de ocho o diez días, algunas veces una quincena, muere sin fiebre y sin ningún otro síntoma de enfermedad, más que su enflaquecimiento y su sequedad, se dice en Hungría que es un vampiro lo que se ha adherido a esta persona, y le chupa la sangre. Aquellos que son atacados por esta melancolía negra, la mayoría de las veces, teniendo el espíritu confundido, creen ver un espectro blanco que les sigue por todas partes, como la sombra lo hace con el cuerpo”.
“Cuando nosotros estábamos en invierno donde los Valaques, dos caballeros de la compañía de la cual yo era corneta murieron de esta enfermedad, y muchos otros, que habían sido atacados, habrían probablemente muerto de lo mismo si un caporal de nuestra compañía no hubiese curado sus imaginaciones al ejecutar el remedio que la gente de la región empleaba para esto: aunque muy singular, yo no lo he leído nunca.
He aquí: Se escoge un joven, se le hace montar en pelo sobre un potro, absolutamente negro; se lleva al joven y al caballo al cementerio; ellos se pasean sobre todas las fosas. Aquella sobre la cual el animal rehusa pasar, a pesar de los golpes de espuela que se le dan, se considera que está encerrando a un vampiro. Se abre esta fosa, y se encuentra un cadáver tan bello y tan fresco como si fuera un hombre tranquilamente dormido. Se corta, de un golpe de hacha, el cuello de este cadáver; sale sangre abundantemente, de la más bella y de la más roja, o al menos se cree verla así. Una vez echo esto, se vuelve a colocar el vampiro en su fosa, y se puede asegurar que desde ese momento la enfermedad cesa, y todos aquellos que habían sido atacados recobran sus fuerzas, poco a poco, como la gente que escapa de una larga enfermedad agotadora…”
Los griegos llaman a sus vampiros Brucolaques; ellos están convencidos de que la mayor parte de los espectros de excomunión son vampiros, que no se pueden pudrir en sus tumbas, que ellos aparecen tanto de día como de noche, y que es muy peligroso encontrarse con ellos. León Allatius, que escribía en el siglo XVII, entra en este tema con grandes detalles. El asegura que en la isla de Chio los habitantes no contestan más que cuando se les llama dos veces, porque están convencidos de que los brucolaques no los pueden llamar más que una sola vez; aún más, ellos creen que cuando un brucolaque llama a una persona viva, si esta persona responde, el espectro desaparece, pero el que ha respondido muere al cabo de algunos días.
Se cuenta lo mismo sobre los vampiros de Bohemia y Moravia. Para prevenir la funesta influencia de los brucolaques, los griegos desentierran el cuerpo del espectro y lo queman, después de haber recitado oraciones. entonces el cuerpo, reducido a cenizas, no aparece más. Ricaut, que viaja por el Levante en el siglo XVII, agrega que el temor a los brucolaques es general entre los turcos, así como entre los griegos. El cuenta un hecho, recibido de un caloyer, el que asegura que la cosa es cierta bajo juramento.
Un hombre, habiendo muerto excomulgado, por una falta que había cometido en la Moreé, fue enterrado sin ceremonia en un lugar apartado, y no en tierra santa. Los habitantes fueron bien pronto asustados por apariciones horribles que atribuyeron a este desgraciado. Se abrió su tumba, al cabo de algunos años, y se encontró su cuerpo inflado, pero sano y bien dispuesto. Sus venas estaban repletas de sangre que él había chupado. Se reconoció en él a un brucolaque. Después de que se discutió qué es lo que se podía hacer, los caloyeres propusieron desmembrar el cuerpo, reducirlo a pedazos, y hacerlo hervir en vino, ya que esa es la costumbre que ellos tienen desde tiempos muy antiguos respecto de los brucolaques. Sin embargo, los parientes lograron, a fuerza de ruegos, que se cambiara la ejecución; el cuerpo fue puesto en la iglesia, donde se le dedicaban todos los días oraciones por su descanso. Una mañana que el caloyer hacía el servicio divino, se escuchó de golpe una especie de detonación en el ataúd. Lo abrieron, y se encontró el cuerpo disuelto, como debe ser aquel de un muerto enterrado desde hace diez años. Se tomó nota del momento en que se produjo el ruido, y era precisamente la hora en que la absolución acordada por el patriarca había sido firmada.
Los griegos y los turcos imaginan que los cadáveres de los brucolaques comen durante la noche, se pasean, hacen la digestión de lo que han comido, y se alimentan realmente. Ellos cuentan que al desenterrar estos vampiros los encuentran de color rosado, y que las venas están hinchadas por la cantidad de sangre que ellos han chupado; que cuando se abre su cuerpo, salen chorros de sangre tan fresca como la de un hombre con temperamento sanguíneo. Esta opinión popular se ha extendido en forma tan general, que todo el mundo cuenta historias relacionadas.  La costumbre de quemar los cuerpos de los vampiros es muy antigua en gran parte de otros países. Guillermo de Neubrige, que vivió en el siglo XII, cuenta (véase Guillermo Neubrig, Rerum anglicarum, libro V, cap. XXII) que en su época se vio en Inglaterra, en el territorio de Buckingham, un espectro que aparecía en cuerpo y alma, y que asustaba a su mujer y a sus parientes. Uno no podía defenderse de su amenaza mas que haciendo gran ruido cuando se acercaba. El se mostraba incluso en pleno día, a ciertas personas. El cura de Lincoln pidió al respecto su consejo, y él le dijo que situaciones similares se habían producido en Inglaterra, y que el único remedio que él conocía para este mal era quemar el cuerpo del espectro. Al cura no le pareció bueno este consejo, por ser muy cruel. El escribió una cédula de absolución, la que fue puesta sobre el cuerpo del difunto, el que se encontraba tan fresco como el día de su enterramiento, y desde entonces el fantasma no se mostró más.
El mismo autor agrega que las apariciones de este tipo eran muy frecuentes en Inglaterra. En cuanto a la opinión extendida en el Levante respecto a que los espectros se alimentan, está muy difundida durante siglos en otras regiones. Hace mucho tiempo que los alemanes están persuadidos que los muertos mastican como los chanchos en sus tumbas, y que es fácil escucharlos gruñir al masticar lo que ellos devoran. Phillipe Rherius, en el siglo XVII, y Michel Raufft, a principios del siglo XVIII, han publicado tratados sobre los muertos que comen en sus sepulcros (De masticatione mortuorum in tumulis).   Después de haber hablado del convencimiento que tienen los alemanes, en el sentido de que hay muertos que se comen su ropa, y todo lo que está a su alcance, incluso su propia carne, estos escritores hacen notar que en algunas partes de Alemania, para impedir que los muertos mastiquen, se les pone en su ataúd un terrón bajo el mentón, que además se les llena la boca con un pedazo de plata, y que otros les aprietan fuertemente la garganta con un pañuelo. Ellos citan a muertos que se han devorado a sí mismos en sus sepulcros.
Durante la noche que siguió a los funerales del conde Henri de Salm, se escuchó en la iglesia de la abadía de Haute-Seille, donde él había sido enterrado, gritos sordos, que los alemanes habrían sin duda tomado por el gruñido de una persona que mastica, y al día siguiente, al abrir la tumba del conde, se le encontró muerto pero dado vuelta, con la cara hacia abajo siendo que él había sido inhumado de espaldas, se le había enterrado vivo. Se debe atribuir a una causa similar la historia contada por Raufft de una mujer de Bohemia, que en 1345 comió en su fosa la mitad de su mortaja sepulcral.
En el último siglo, un pobre hombre que había sido inhumado precipitadamente en el cementerio, se escuchó durante la noche ruido en su tumba. Fue abierta al día siguiente, y se encontró que se había comido la carne de sus brazos. Este hombre, que había bebido aguardiente con exceso, había sido enterrado vivo.
Una señorita de Ausburgo cayó en tal letargo que se la creyó muerta. Su cuerpo fue puesto en una fosa profunda, sin cubrirla de tierra. Pronto se escuchó un ruido en la tumba, pero no se le prestó atención. Dos o tres años después, alguien de la misma familia murió, se abrió la tumba y se encontró el cuerpo de la señorita cerca de la piedra que cerraba la entrada, ella había en vano tratado de mover esa piedra, y no tenía dedos en la mano derecha, pues los había devorado de desesperación.

_____________________________________________________________

Nota: El equipo de Murtuus in anima curam gero cutis ha utilizado la versión en idioma inglés del Dictionnaire Infernal, para la traducción disponible en este blog, que puede hallarse  en Google Books (Dictionnaire infernal: ou Répertoire universel des êtres, des personnages, 1853 582 pages).

Agradecimientos: Las imágenes escaneadas de las planchas originales del Dictionnaire Infernal de 1826 han sido cedidas por http://www.bmlisieux.com/galeries/dictinf/dictinf.htm. Asimismo, la imagen ilustrativa del periódico francés Mercure Galant ha sido concedida por http://www.sagapresse.com/Mercure_Galant.htm . Gracias por el aporte.

G.C.

Una respuesta a “Definición de vampiro – Dictionnaire Infernal, ou Bibliothèque Universelle, Sur les Etres, les Personnages, les Livres, les Faits et les Choses – Collin de Plancy (1865)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s