El vampiro bailarín – Alexander Nikolayevich Afanasyev (Breve comentario)

А. Н. Афанасьева en el s. XIX.

En esta ocasión MIACGC rememora al folclorista ruso Alexander Nikolayevich Afanasyev. Los más de 600 cuentos populares (Cuentos populares rusos) recopilados bajo la inspiración de las leyendas y costumbres rusas (sin mencionar un volumen, polémico para la época, de relatos eróticos), lo convierten en un importante precedente para el estudio mitológico, el cual se basa principalmente en el folclore de algunas regiones, para especificar más al respecto del paganismo antiguo.
A lo largo de lo que jamás llamaríamos “investigación acabada”, hemos descubierto y confirmado que gran parte de las creencias en vampiros se desprenden de la mano de los pueblos eslavos asentados hacia el noreste europeo. Como país clave durante el transcurso de nuestra exploración, Rusia (uno de los territorios con inicial depósito de pueblos eslavos) demuestra amplia cuantía de registros históricos que aseveran una clara creencia en vampiros desde tiempos remotos. Imposible nos es, entonces, no mencionar humildemente la labor de Afanasyev.
Uno de los cuentos que, en este caso, nos interesa del folclorista, es El

Народные русские сказки из сборника А. Н. Афанасьева (Cuentos Populares Rusos de A. H. Alexander Afanasyev). Edición artística de Mavrina. Año de publicación 1977.

vampiro bailarín. En él se patentizan varias creencias eslavas: la idea del cruce de los caminos, por donde no puede atravesar un vampiro, la sepultura de los integrantes de una familia bajo la misma tierra (representación que nos evoca las costumbres de enterramiento de los etruscos, en un principio y luego de romanos y sus divinidades domésticas -lares familiares-) o la leyenda que expresa que una persona no bautizada (bajo el dogma católico) se convertirá en vampiro, con toda seguridad.
Durante su tarea de compendio oral, Afanasiev visita Moscovia, antiguo principado ruso. En esta región es donde el autor se embebe de fuentes anecdóticas y tradicionales para elaborar más tarde su conjunto de cuentos.
Si, por unos segundos centramos nuestra atención en otro texto particularísimo: Historia de Moscovia y vida de sus czares, de Manuel de Villegas y Piñateli, y en específico en el Cap. IX, De la religión de los moscovitas, notamos algunos verídicos causantes motivacionales para el historiador ruso. Villegas y Piñateli nos narra:

Ya hemos visto por la relación particular de las Provincias, que muchas de ellas, no tienen otro culto, que su ignorancia, y brutalidad, o el que dan al Demonio en Estatuas, y Simulacros. […]
[…] Estando la Iglesia de Moscovia subordinada a la Patriarcal de Constantinopla, fue el motivo de caer en el cisma, que separo estas Iglesias de la Latina, y permanece en los Moscovitas con tal teson, que iguala la aversión à todos los latinos, con la que naturalmente tienen todas las naciones a los Judios. Esta la conservaron tanto, que hasta estos ultimos tiempos, no permitieron el uso de nuestra Religión en sus Dominios. Y aunque algunos Religiosos han entrado en aquellos bastos Paìses, con intento de predicar, y extender el Evangelio, no se encuentran señas de haber permanecido, o limpiado à los Rusianos de los errores de sus creencias. (1)

Amén del pensamiento religioso propio del siglo XVII y las consabidas “conquistas evangelizadoras” de los prelados católicos, claramente vemos enunciado el segregacionismo con el cual el autor define la mitología moscovita. Aparentemente, el pueblo da sobradas pruebas de su renuencia al hecho de abandonar su paganismo por el culto de occidente, en su totalidad. Si bien, más adelante Villegas y Piñateli menciona que se agrupan las provincias de Moscovia bajo un rito religioso homogéneo, éste solo se lleva a cabo bajo normas ortodoxas, muy distantes a las especificadas por la Iglesia Católica y evidentemente basadas en los contactos del pueblo con Constantinopla (Patriarcado de Constantinopla).
Así observamos que, a pesar de los avances colonialistas de la religión predominante, Rusia, aún avanzado el siglo 1700, conserva antiguas creencias y gran parte del folclore eslavo que diera origen a las comunidades tardías.
Algunas fuentes mencionan, además, que la religión primitiva de los pueblos mongoles (del cual se desprenden los eslavos orientales) contempla una amplia diversidad de creencias y prácticas locales que poseen características similares. (2) Lo cual nos lleva a la evidente conclusión de que la mixtura de creencias religiosas y/o míticas provocada por el encuentro e intercambio de estas antiguas tribus, desprende fenómenos testimoniales fecundos al momento de la diagramación de una compilación de la historia de los antiguos credos en Rusia. Hecho, que obviamente, utilizó Alexander Afanasyev, legándonos un valioso registro escrito, bajo el cual, aparece la figura del vampiro como leit motiv, entre otros.

—————
Fuentes:
(1) Villegas y Piñateli, Manuel de; Historia de Moscovia y vida de sus czares con una descripcion de todo el imperio, su govierno, religion, costumbres y genio de sus naturales, Convento de la Merced; Madrid, 1736.

(2) Mongoluls.net

http://www.genealogical.com/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s