Lettre d’un fort honnête homme et fort instruit de ce qui regarde les revenants/ Carta de un hombre honestísimo e instruido a fondo, a propósito de vampiros – Dom Antoine Agustín Calmet

Capítulo XV (*)
Otra carta sobre resucitados
Para no omitir nada de todo lo que pueda aclarar esta cuestión, voy a insertar aquí una carta de un hombre muy honesto y sabio acerca de lo que ve sobre resucitados, escrita a un familiar.

Mi querido primo:
Quieres ser informado de todo lo que acontece en Hungría a propósito de algunos que resucitan y dan muerte a muchas gentes del país. Puedo hablar de ello con fundamento, ya que he estado varios años en esas tierras y soy curioso por naturaleza. He escuchado muchas veces narrar historias infinitas, o hechas pasar por tales, sobre los espíritus y sus sortilegios, pero de mil apenas he creído una sola. Sobre este punto conviene ser muy cauteloso, y siempre se corre peligro de resultar engañado. Hay sin embargo ciertos hechos que no se puede menos que creerlos. En fin, en cuanto a los resurrectos de Hungría la cosa pasa así. Una persona enferma,  pierde el apetito, adelgaza a ojos vista, y al cabo de ocho, diez, a lo sumo quince días, muere sin fiebre, sin ningún otro síntoma fuera de la magrez y la extenuación.
Se dice comúnmente en esos países que ello proviene de un resucitado que le asalta y le chupa la sangre. La mayor parte de los atacados de este mal cree ver un espectro blanco que lo sigue por todas partes indivisiblemente, como la sombra al cuerpo. Cuando estábamos acuartelados en el banato de Temeswar entre los valacos, dos soldados de la compañía en la cual yo era corneta, murieron de este mal, y muchos también que estaban atacados habrían muerto, si un cabo de nuestra compañía no hubiera hecho cesar el mal con un remedio que suelen practicar los paisanos.
Es uno de los más singulares, y si bien es infalible, jamás lo he leído en ningún ritual. Escuche.
Se busca un joven que pueda creerse aún virgen: se le hace montar en pelo sobre un caballo que nunca haya sido apareado, y de pelo enteramente negro, y se le pasea por el cementerio pasando por sobre todas las sepulturas; aquella sobre la que el animal se resista a pasar, no obstante forzárselo a ello con insistencia, se juzga que contiene un vampiro: se abre y allí se encuentra un cadáver tan carnoso y bello como si fuera un hombre en tranquilo, dulcísimo sueño; se rompe con una zapa el cuello del cadáver y brota en abundancia sangre viva y roja. Se juraría que el hombre que se degüella fuese de los más sanos y vivientes. Se cubre de nuevo la sepultura, con la seguridad que la enfermedad cesa, y cuantos estaban afectados de ella recuperan poco a poco las fuerzas, como personas extenuadas por una larga dolencia. Así sucedió con nuestros soldados que estaban enfermos. Yo era en aquel tiempo comandante de la compañía, en ausencia de mi capitán y del lugarteniente, y me desagradó en extremo que sin mí el cabo hubiera hecho esa experiencia. Me contuve con esfuerzo para no obsequiarle con múltiples bastonazos, mercancía que se da a muy buen precio en las tropas del emperador. Hubiera pagado muchísimo por encontrarme presente en aquella operación, pero fue necesario tener paciencia.
Tu carísimo
Un familiar de ese mismo oficial me escribió el 17 de octubre de 1746, que su hermano, quien sirvió durante veinte años en Hungría, ha examinado con curiosidad lo que se dice acerca de resucitados, reconoce que las personas de ese país son muy crédulas y más supersticiosas que otras personas, y que atribuyen las enfermedades que sufren a hechizos. Que, de llegar ellos a la conclusión de que una persona  ha muerto debido a este inconveniente, ellos la derivan a un magistrado, quien, con las declaraciones de varios testigos, hace exhumar el cuerpo, le corta la cabeza con una pala y, si de él sale alguna gota de sangre, concluye que es la sangre que ha absorbido el enfermo. Aunque, quien escriba parezca muy lejos de creer en lo que piensan en ese país.

——————————-

(*) Fragmento extraido de Dissertations sur les Apparitions des Anges, des Démons et des Esprits, et sur les revenants, et Vampires de Hongrie, de Boheme, de Moravie, et de Silésie; de Dom Antoine Agustín Calmet; 1746

——————————-

Fuente:

gallica BIBLIOTHÉQUE NUMÉRIQUE

. Traité sur les apparitions des esprits et sur les vampires ou les revenants de Hongrie, de Moravie, etc.. Avec une lettre de M. le marquis de Maffei sur la magie. Tome 2 / par le R. P. Dom Augustin Calmet,… – 68

3 Respuestas a “Lettre d’un fort honnête homme et fort instruit de ce qui regarde les revenants/ Carta de un hombre honestísimo e instruido a fondo, a propósito de vampiros – Dom Antoine Agustín Calmet

  1. hace buen tiempo venia buscando ese libro, agradesco que hayan puesto la direccion para poder encontrarlo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s