Sonambulismo hereditario en Drácula (1)

Фрагменты. Lucy Westerra’s diary (pintura digital), por Cornacchia © 2009.

He notado que Drácula (1897), de Bram Stoker, un clásico de múltiples facetas, contiene la primer discusión conocida de sonambulismo hereditario. Lucy Westenra (quien al fin es asesinada, luego de convertirse en vampiro, cuando es mordida por el Conde Drácula) durante largo tiempo tuvo la manía del noctambulismo. Por otra parte, de la madre de Lucy, la sra. Westenra, dice Mina Murray “que su esposo, padre de Lucy, tenía la misma costumbre (sonambulismo), que se levantaba en la noche, se vestía y salía, si no era detenido”. El sonambulismo rondaba a la familia Westenra. La actual descripción (2), de un componente hereditario de sonambulismo, no aparece hasta casi un siglo y medio después. Estudios más recientes (ej. Ref. 3 y las que le siguen) continúan hallando un componente hereditario de noctambulismo, aunque no genético.
La novela Drácula abunda en contenido y alusiones médicas -como ejemplos: transfusiones de sangre, tratamientos basados en diagnósticos, según David Ferrier (1843-1928) y J. M. Charcot (1825-1893)-. Además, dos importantes figuras en el libro, John Seward y el profesor Abraham Van Helsing, son doctores. Incluso, en sí, la leyenda de los vampiros, ya sea Drácula u otras historias, bien puede basarse en una historia médica (tanto el vampirismo como la rabia son condiciones infeccionsas caracterizadas por el desequilibrio del sistema límbico general, en el caso de individuos infectados, al igual que lo son las conductas de morder y beber sangre). La novela, fue, de todos, el proyecto literario al que Stoker dedicó más tiempo -seis años, a diferencia de otras de sus obras en las que invirtió sólo unos meses-. Además de ser escritor, Bram Stoker se graduó en el Tinity College, de Dublín, con honores en matemáticas y trabajó como funcionario público y director de actores (Bram es la abreviatura de Abraham y se sospecha que se retrata él mismo en la excéntrica, ecléctica y peripatética figura del profesor Van Helsing, quien no sólo tiene un doctorado en medicina, sino que también es Doctor en Filosofía, abogado y Doctor en Letras). Asimismo, al escribir Drácula, su autor fue poderosísimamente influenciado por Frankenstein de Mary Shelley, libro que estaba imbuido del espíritu médico y científico de James Lind (2), a través de las lecturas y el contacto con Shelley y su marido.
Se desconoce de dónde y cómo fue que Stoker se dio cuenta de la naturaleza hereditaria del sonambulismo, o por qué eligió incluir, al parecer, ese detalle poco imporante en su novela.

Eric Lewin Altschuler *

Escuela de medicina Monte Sinaí, 1425 Madison Avenue, Box 1240, New York, NY 10029. Laboratorio del cerebro y la percepción, Universidad de California, San Diego, Estados Unidos.

E-mail: eric.altschuler@mssm.edu

Referencias
1- Stoker B. Dracula. New York: Modern Library, 2001.
2- Davis E, Hayes M, Dirman BH. Somnambulism. Lancet 1942;i: 186.
3- Kales A, Soldatos CR, Boxler EO, et al. Hereditary factors in sleepwalking and night terrors. Br J Psychiatry 1980;137: 111–18.
4- Heick A. Prince Dracula, rabies, and the vampire legend. Ann Intern Med 1992;117: 172–3.
5- Gomez-Alonso J. A possible explanation for the vampire legend. Neurology 1998;51:856–9.
6- Goulding C. The real Doctor Frankenstein? J R Soc Med 2002;95: 257–9.
——————-
* M.D F.R.S (Doctor en medicina, miembro de la Sociedad Real).

————–

Notas:
(1 ) En Journal of the Royal Society of Medicine, Volumen 96, enero de 2003. El artículo original (en inglés) estás publicado en la colección Artículos académicos de Journal of the Royal Society of Medicine de MIACGC en Scribd.
(2) Percy Shelley conoció al dr. y miembro de la Sociedad Real, James Lind (1736-1812), cuando finalizaba sus estudios en Eton. Este facultativo había realizado viajes por África, China e India, además de ejercitarse en astronomía y geología.
Incluso para la sociedad de su época, el galeno era un ser excéntrico
que pasaba largas temporadas en su laboratorio, rodeado de telescopios, máquinas eléctricas y escalpelos.
Allegado a famosos hombres de su tiempo (Benjamin Franklin, William
Herschel, David Hume o Adam Smith), Lind se mantenía al día con respecto a las innovaciones científicas.
En una biografía póstuma incompleta de Percy, escrita por Mary Shelley, se expresa: “Lo recordaba en los términos de la más tierna relación. Ese era el dr. Lind, un nombre bastante conocido entre los profesores de las ciencias médicas… él (Percy) decía a menudo: Le debo mucho a ese hombre. ¡Oh! mucho más que a mi padre.”
Este médico al cual se refiere el artículo de Eric Altschuler no debe
confundirse con su primo, del mismo nombre, James Lind (1716-1794),
quien fue especialista en medicina náutica y autor de un tratado sobre escorbuto.
Bibliografía:
Weinberg, A. M, The Bodleian Shelley Manuscripts, Vol XXII. London,
Garland, 1997. pág. 268-9.

————————————

* Información sobre el Copyright de la traducción:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s