Adolf Hitler fue un vampiro*

Proposición que expuso el endocrinólogo Erik Petersen a la revista Weekly World News, publicada el 13 de septiembre de 1994. Desde la capital de Dinamarca, luego de haber visitado las principales ciudades europeas para presentar su libro, Nazy Vampire, reveló que el líder nacionalsocialista tenía una insaciable sed por sangre humana y que, hacia el final de sus días, tal ansia parecía acrecentarse.

Incluso los médicos personales del Führer eran conscientes de la naturaleza monstruosa del hombre, y justificaban su avidez como producto del desequilibrio orgánico denominado porfiria que aquel padecía. “Pero en su fuero interno sabían perfectamente que era un vampiro. No dormía por la noche, se lo notaba pálido y mostraba sensibilidad a la luz. Tenía colmillos, verdaderos colmillos. Su necesidad de sangre era increíble”, confirma Petersen, mientras explica que tuvo oportunidad de acceder a los archivos médicos históricos de Munich en 1992 y hojeó las notas manuscritas tomadas por  una de las enfermeras de Hitler, Anna Banheim. En aquellas, la mujer registraba que el dr. Vogel (de quien era asistente), había examinado a Hitler una mañana y le comentó que la sed por sangre no era natural en seres humanos y luego de haber realizado cuanto examen se le ocurrió, no había podido encontrar la condición que explicara esa vehemente necesidad.

La curiosidad del científico, durante el trabajo de investigación para el libro, lo llevó además a establecer contacto con los doctores sobrevivientes que trataban al dictador y los familiares de quienes habían fallecido. Luego de entrevistarlos, obtuvo los siguientes datos alarmantes:

– El Führer consumía sangre humana caliente y reciente, en las mañanas y en las tardes. Con el tiempo, la ingesta aumentó de poca cantidad a más de cuatro litros (aproximadamente) por día.

– Dormía casi todo el día y permanecía despierto durante la noche.

– Aparecía en público únicamente después de haberse colocado un filtro solar que protegiese su piel de los rayos. Siempre que le era posible, evitaba el contacto con el sol.

– Su bigote, tan característico, servía para ocultar unos perturbadores colmillos que sobresalían de la boca.

– Despreciaba el ajo, evitaba los espejos y las cruces cristianas, como si estos objetos le causaran susto.

Para concluir con la entrevista, el dr. Erik Petersen corrobora que los vampiros viven más tiempo que los seres humanos, hecho que puede explicar los recientes rumores que avalan que el déspota alemán sigue vivo.

* Nota aclaratoria: Weekly World News fue un tabloide satírico norteamericano, editado en papel hasta 2007 y en la actualidad sólo con presencia virtual en http://weeklyworldnews.com/
La enorme comunidad de lectores que abarcaba reconocía el tono mordaz y fingido de las notas, mecanismo que lejos de relegar el tiraje, lo enardecía. El artículo original Hitler was a vampire! escrito por Lila Schvandt, como era directriz regular editorial, fue nuevamente publicado el 28 de marzo del año 2000, sin ninguna modificación. Es evidente el giro sarcástico de tratamiento sobre Hitler, cuando el dr. Erik Petersen y su exitoso best-seller (ambos de dudosa comprobabilidad), no son más que sujeto y motivo ideales para la chanza.

Weekly World News en Googlebooks.

Anuncios

Una respuesta a “Adolf Hitler fue un vampiro*

  1. Pingback: Marilyn Monroe fue vampiro | MIACGC Investigación vampirológica·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s