Vampiros y Paganismo (traducción)

MIACGC Graphics

Fragmento de Ancient Pagan and Modern Christian Symbolism, de Thomas Inman.
El nombrado, junto a Ancient Faiths embodied in Ancient Names, son los dos volúmenes que conforman la edición de Peter Eckler Publishing Company, que vio la luz en New York, en 1922.
Preferimos para esta entrada los párrafos en los que el autor explica la vinculación que prevé entre las antiguas tradiciones politeístas y la doctrina cristiana, mientras compara dicha inoculación de creencias con la leyenda de vampiros. Otro punto interesante que ayudaría en la mejora de comprensión del texto, es parte del prefacio que acompaña a la segunda edición, escrito en 1874, que advierte a los lectores de la época que aunque pueda parecer extraño debido a las ideas acerca de religión que continúan latentes (el público lector era británico), el autor, valido de un método visionario, plantea un ensayo que no debe ser exclusivamente confinado al simbolismo que detentan los emblemas visibles tratados, sino como una de las tantas interpretaciones comparativas entre las prácticas de judaísmo, cristiandad y dogmas heredados de Roma.

MIACGC Graphics

Druidas encuentran a la Cristiandad, ilustración; autor desconocido.

[…]
En las ficticias narrativas que han trascendido por verdaderas durante los años oscuros del Cristianismo, hubo relatos de individuos que murieron y fueron enterrados, y que, después de un breve descanso en la tumba, revivieron. Algunos imaginaban que el ser resucitado era idéntico a quien había sido enterrado. Otros, creían que algún espíritu demoníaco había apropiado el cuerpo y restauró en él su apariencia vital. Cualquiera que haya sido la invención, el estado de permanencia no se modificaba, y ciertos campesinos regresaron a la tierra con el mismo aspecto que tenían cuando la abandonaron. Creemos que una situación similar se ha producido en la religión. Muerto el Paganismo, una vez que fue sepultado, después de un corto intervalo, se levantó de su tumba. Aunque, a diferencia de lo que ocurrió con el vampiro, se le cambió su atuendo tradicional y ya no pudo ser reconocido. Se movió a través de la cristiandad con un seductor atavío. Si era un demonio, su ropa era la de una oveja; y si era un lobo, de paño. El Paganismo, y me refiero a sus maneras, moralidades y ritos más frecuentes en los tiempos o países idólatras, como puede ser un vampiro resucitado, dio a luz las reglas de toda la Cristiandad, en cuyo término incluso se incluyen las partes donde el bautismo cristiano es utilizado por todas las personas o la inmensa mayoría. En muchos lugares, esta costumbre todavía reina de modo supremo.
Cuando los vampiros fueron descubiertos por la perspicacia de algún observador, fueron ignominiosamente asesinados con una estaca que atravesaba su cuerpo, pero la experiencia demostró que era tal la tenacidad de vida que sustentaban que se levantaron otra vez y otra vez, a pesar de los renovados empalamientos a los que eran sometidos, y que, finalmente no serían enterrados hasta perecer por completo quemados. De similar forma, el Paganismo regenerado, el cual domina sobre los seguidores de Jesús de Nazareth, ha resucitado una y otra vez después de haber sido traspasado. Todavía apreciado por muchos, es denunciado sólo por unos pocos. Entre otros acusadores, alzo mi voz contra el Paganismo que existe tan ampliamente en el Cristianismo eclesiástico, y haré todo lo posible por dejar al descubierto esta impostura.
[…]

Traducción: Gabriela Córdoba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s