No es la tumba de Vlad

La noticia reciente del hallazgo de la supuesta tumba del voivoda rumano Vlad Țepeș ha ocupado, desde hace algunos días, la atención de los principales portales informativos del mundo entero.

Los arqueólogos involucrados aseguran que el noble rumano fue enterrado en la iglesia Santa María la Nova, en Nápoles (Italia) ya que claros signos representativos de la Orden del Dragón acompañan el sepulcro en el cual fueron depositados los restos por una de las hijas de Vlad III.

MIACGC Investigación Vampirológica descree en la veracidad de tal afirmación y sólo puede tomar la indagación como otra de tantas hipótesis acerca del verdadero sitio de reposo del voivoda.

Nos alcanza con someter ligeramente las argumentaciones al tamiz de los hechos históricos. Primeramente, de sus dos matrimonios (con Cneajna de Transilvania y, más tarde, con Ilona Szilágyi) Țepeș sólo engendró hijos varones, de los cuales el más recordado es Mihnea cel Rău (Vlad IV) por haber accedido al trono aunque tras conflictivos términos. Según Radu Florescu y Raymond McNally, la línea sanguínea de la casa noble Basarab sólo llega hasta 1600, y nosotros añadimos que gran parte de los descendientes en el árbol genealógico (incluidas mujeres) murieron sin sobrepasar la edad infantil, debido a problemas físicos y trastornos mentales producidos por las consabidas uniones matrimoniales entre familiares directos que se sucedían en siglos anteriores. Además, los investigadores del Instituto de Genealogía de la Academia Rumana confirman que otros reclamos en la línea sucesoria carecen de fundamentos (Vlad The Impaler: Brief History, por Dr. Elizabeth Miller). Quizá esto desmienta la asociación con una hija que resguarda el cadáver de su padre en territorio italiano.

Árbol genealógico elaborado por Jeanne Kalogridis

Árbol genealógico elaborado por Jeanne Kalogridis. (Nota: todos los nombres marcados con asterisco presentan las enfermedades que se mencionan.)

En segundo lugar, es ampliamente conocido para quienes se han preocupado por la biografía del héroe rumano medieval, que muchos documentos fueron originados, esparcidos y conservados en países tan distantes como Rumania, Bulgaria, Turquía, Alemania, Francia, Suiza, Estados Unidos e Italia; no obstante, los aspectos míticos e históricos de la crónica encontraron demasiadas dificultades de tergiversación, ocultamiento y anulación cuando los países dominados por ideologías marxistas posicionaron sobre las creencias en vampiros un tono “moderno” que deshacía la antigua superstición campesina (Dracula, Prince of Many Faces por Radu R Florescu y Raymond T. McNally).

Por otro lado, las esculturas que acompañan el sepulcro y que al parecer dan cuenta del pertenecer del difunto a la Orden del Dragón parecen corresponder a un periodo tardío. Téngase en cuenta que el estratega militar en el que Bram Stoker se inspiró para conformar la personalidad de su conde vampiro, falleció en 1462, que la basílica había sido un castillo en su construcción primeriza y recién en 1633 se edificó el altar principal del recinto santo.

Con todo, no descartamos que futuras exploraciones arrojen resultados más seguros, si bien confiamos a primera vista en tomar este descubrimiento como otra presunción a corroborar.

Gabriela Córdoba

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s