Advertencia

A nuestros estimados visitantes y a los otros:

A pesar de la incomodidad que representa para el equipo de Murtuus in Anima Curam Gero Cutis Investigación sobre Vampiros la explicación de las siguientes líneas, resulta imperativa la publicación de este artículo, que en primera instancia no está dirigido directamente a nuestros visitantes o usuarios regulares.

En los meses pasados, mientras este sitio se encontraba en fase de producción, se sucedieron ciertos hechos que pusieron de manifiesto la mala intención por parte de algunos “miembros de la sociedad”, según pensamos nosotros en primera instancia.

Murtuus in Anima Curam Gero Cutis Investigación sobre Vampiros inició su presencia en la web, como un foro relativo a la vampirología (sin un sitio web oficial como el que hoy dispone, con la primigenia denominación de Vampire Group). Este foro se diseñó originalmente con la finalidad de conformar a modo de comunidad, un punto de encuentro para aquellos individuos interesados en la vampirología y con la disponibilidad para discutir sus distintas ramificaciones y relaciones.

Los movimientos de tipo “Gothic” y similares (afortunadamente, con excepciones varias), han dado origen a multitud de elementos discordantes con la realidad que nos compete y propiciado toda clase de falacias y deformidades que no han hecho otra cosa que confundir la buena fe de personas interesadas de manera seria en los temas relativos a la vampirología.

Así, es posible encontrar en la Red, sitios cuyos autores afirman la irrefutable verdad “vampírica” detrás de mediocres series televisivas o películas, sin otra pretensión que conformar simples y banales fábricas de billetes.

Por otro lado nos encontramos con actuales “modas” como la de ciertos individuos que se auto proclaman “vampiros psíquicos” y mediocridades de similar estupidez (sectas, grupos ocultistas, etc.).

Estas “modas” han producido ya un sin fin de estupideces, en el mejor de los casos, y calamidades criminales, en el peor.

Contando desde un principio con la premisa de agrupar sólo contenido de características más comprometidas que las que normalmente pueden verse en la Red, se intentó publicar sólo material que se abstuviera de relacionarse con actuales “modas” y supuestas “contraculturas” de la sociedad actual.

Esto propició que el material publicado inicialmente en el foro fuera más fiel a la realidad investigativa derivada del compromiso con la veracidad, que a los movimientos culturales imperantes en estos días.

Teniendo ya unos meses on line, el foro Vampire Group tenía una buena cantidad de artículos, producto de investigaciones por parte de nuestros integrantes. Se quiso reunir una cantidad aceptable de artículos y material de referencia antes de proceder a la habilitación operativa del foro, por lo que en aquel momento se contaba solamente a los integrantes originales como únicos miembros registrados.

Al empezar la tarea de promoción en la Red y con la llegada de los primeros usuarios, el foro parecía listo para concordar con la finalidad para la que se lo había creado.

En ocasión de un típico login por parte de uno de los administradores, surgió una desagradable sorpresa para el equipo. Meses de trabajo se habían perdido. Todos los usuarios y contenidos habían sido “borrados” y el foro se encontraba con la imagen que por defecto propone el sistema al iniciarse en el server.

Dado que el foro estaba montado principalmente a base de PHP y conociendo la vulnerabilidad de este sistema frente al ataque de los infaltables delincuentes informáticos, se llegó a la conclusión de que se trataba de un aprendiz de hacker (un verdadero hacker jamás perderia tiempo en atacar un sitio como el de VG, a menos, claro, que sólo buscara el simple esparcimiento lúdico).

Quien escribe estas líneas no era aún, un miembro de VG. Pero mi estrecha relación personal con la principal implicada en la administración de este sitio, hizo que me interesara en el asunto y luego de unas simples averiguaciones (resulta irrelevante aclarar de qué tipo), pude comprobar que un hacker nada tenía que ver con estos hechos.

Ignoro exactamente cuál fue el material publicado que provocó la premeditada eliminación del contenido del foro, pero indudablemente, la veracidad se paga siempre de algún modo. Y la exactitud en la exposición de las palabras no resulta del agrado de todos, especialmente de personas que ya no son tales y que además, creen ser “únicos” cuando en realidad son simples caricaturas de lo que deseaban ser hace ya demasiado tiempo.

Seguramente, este último párrafo, resulte un tanto incomprensible para el visitante normal de este sitio. Tal vez, para otro, con ánimos de obtener certificaciones incluso de su propia madre, considere que estas palabras, lejos de ser lo que pretenden ser, funcionan en realidad como una artimaña ridícula para obtener, digamos… ¿veinte? ¿treinta visitantes más?

De cualquier modo, estas palabras no son realmente para ellos. Están dirigidas más bien a aquellos que, cuando se miran en un espejo, saben que los vampiros psíquicos no existen. A aquellos que suelen reírse de Dios y de las personas, sólo porque la codicia les ha otorgado amable ventaja. Estas palabras están dirigidas a aquellos a los que la luz del día les pesa menos que su propia necesidad de perfección. A los que miran la ventana del tiempo con los ojos gastados por el polvo de todos los siglos.

Ellos, comprenderán con absoluta plenitud. No me caben dudas al respecto. Comprenderán, de seguro, que ésta es, sin más, una invitación cordial a que no se repita una vez más.

Finalmente quisiera dejar en claro, algunos puntos que, modestamente, considero de utilidad para el amable visitante que haya tenido la dispoción de aventurarse a leer estas líneas y que se presentan a título exclusivamente personal de quien escribe.

Siendo en su mayoría afirmaciones por demás imperativas, pido disculpas de antemano a quien corresponda, pero advierto que todas las palabras a continuación resultan inamovibles:

1- Los vampiros psíquicos no existen. Aquel que así se auto proclama, no hace otra cosa que contribuir a la mediocridad que desde siempre fue la causa de que la verdadera historia de la humanidad permanezca difusa u oculta.
2- Los vampiros no temen al ajo. Pueden hasta ingerirlo como cualquiera de ustedes, y de hecho lo hacen. Porque efectivamente, los vampiros comen, a diferencia de lo que la ficción de Anne Rice o sus derivados propongan.
3- Los vampiros se rien de las “cruces” de las personas y sus religiones. Un “padre nuestro” o un crucifijo no aportan más protección contra un vampiro real, que un teléfono celular.
4- ¿Por qué afirmo esto? ¿Con qué pruebas? No tengo la más absoluta intención de responder preguntas con tan bajo grado de inteligencia. Antes de solicitarme pruebas a mí, debieron habérselas pedido a sus padres cuando ellos los obligaron a creer en un dios omnipresente y todopoderoso que jamás existió.
5- No. No soy un vampiro y jamás lo sere. Ni psíquico ni de los otros.
6- A “ellos”: si alguno de “ustedes” ha leído esto y desea una “charla” más detallada, “ustedes” saben cómo encontrarme. De lo contrario, sabré que podemos seguir en nuestros asuntos sin más.

-S.
MIACGC Investigación sobre Vampiros (Vampire Group)
Administrative Team

Anuncios